Adoptar a Lisbeth Salander

Cubierta de 'Lo que no te mata te hace más fuerte'

La cuarta entrega de la saga ‘Millennium’

No cabe duda de que la nueva entrega de la saga Millennium, sólo por el hecho de ser concebida, será un éxito de ventas. De hecho, Lo que no te mata te hace más fuerte arranca con una tirada mundial de casi tres millones de ejemplares. En España, de la mano de Destino (en castellano) y Columna (en catalán), 250.000 ejemplares se pusieron ayer a la venta en las librerías. Pero no todas estas copias serán examinadas con la inocencia y la obsesión de la trilogía que le precede, escrita por el difunto Stieg Larsson: mucho antes de ver la luz, la crítica ha cuestionado la aparición de esta cuarta parte por ser otra pluma la que alargara las aventuras de la famosa Lisbeth Salander, la pluma del también sueco David Lagercrantz.

No son pocos los que ven tras este lanzamiento una pura maniobra mercantil (la editorial sueca puede salvar su pellejo gracias a esto), más que un gesto por continuar con el legado de Larsson, que nunca llegó a recoger el fruto de su trabajo. Sí lo hicieron en cambio su familia y Norstedts, la editorial sueca que lanzó la trilogía, los principales motores de esta nueva aventura de la saga. Al otro lado del ring se sitúa la ex compañera sentimental de Larsson, Eva Gabrielsson, que al no estar casada con el desaparecido escritor no consiguió que se le reconociera como heredera de los derechos del autor. Gabrielsson ya ha declarado que no piensa darle ni una oportunidad al hijo bastardo de Lagercrantz.

Sea como fuere, lo cierto es que Millennium 4 ya está al alcance de los lectores y que ha nacido para no pasar desapercibido. Su autor está convencido de que le lloverán feroces críticas por todos lados, pero también espera que aquél que haya echado de menos a Salander, Blomkvist y compañía encuentre en Lo que no te mata te hace más fuerte una manera de saciar su curiosidad por saber qué podría haber sido de ellos si Larsson no hubiese tenido tan fatal destino.

El reto es enorme. En una entrevista concedida a La Vanguardia, Lagercrantz se autodefine como «bastante esnob», un aristócrata que «miraba con desprecio los libros que tenían éxito». Se desvió del camino de rosas que su acomodada familia le ofrecía, se dedicó al periodismo sensacionalista durante años, y hasta hoy era conocido en Suecia por ser el “negro” de la autobiografía del exjugador del FC Barcelona y futbolista del PSG Zlatan Ibrahimovic (Yo soy Zlatan, a la venta en España el próximo mes de septiembre de la mano de Roca Editorial). Ahora se encuentra justo en la situación que él mismo observaba con recelo mientras disfrutaba con la literatura de Dostoievski. Hasta que Larsson se cruzó en su camino, claro, cuando volvió a padecer una «obsesión febril» ante la novela como la que el autor de Crimen y castigo le hizo sentir.

Adoptar a Lisbeth Salander es un reto en mayúsculas. Independientemente de los motivos reales que le hayan empujado a hacerlo, hay que reconocer su valentía. Lagercrantz puede pasar a ser el que destroce o el que resucite la saga de Millennium, no existe término medio. Quizás sin saberlo, el padrastro de Lisbeth tenga ya un gran apoyo para su causa. Mario Vargas Llosa pedía su inmortalidad en 2009 y su deseo se ha hecho realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s