Vuelta a la rutina

Son tres, sí tres, los días que faltan para que el balón vuelva a rodar por los abarrotados campos de Primera en una nueva temporada que se presenta como la más emocionante de los últimos años y me pregunto, revolcándome en el sofá con un sentimiento entre la agonía y la impaciencia, cómo he podido sobrevivir dos eternos meses sin mi dosis balompédica semanal.

El Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, lleno hasta la bandera // www.futbolyresultados.es

El Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, lleno hasta la bandera // http://www.futbolyresultados.es

Suerte de los movimentos del mercado de fichajes, que han llenado el vacío de las vacaciones futboleras con capítulos cargados de misterio y emoción, al más puro estilo Agatha Christie. Los hay que han preferido distraerse con los mundiales de natación, de atletismo, y otra vez el Tour -que siempre es lo mismo-, pero ésto para mí es como quien está acostumbrado a comer entrecot y tiene que intentar tragar una pechuga de pollo reseca.

Sigue leyendo

Anuncios

Indigestión por un Balón de Oro

EFE / WALTER BIERI

EFE / WALTER BIERI

Me sorprendería encontrar a alguien que siguiera ayer la gala de la entrega del Balón de Oro con emoción, intriga, comiéndose las uñas de los pies. Siendo sincero para empezar, he de reconocer que no la vi. Pero repasando las noticias, los comentarios y los chascarrillos en las redes sociales he comprobado que la cuarta presea consecutiva de Leo Messi pasó más desapercibida de lo que debería.

Claro que fue el protagonista. Pero por su vestimenta. El discutible gusto de Messi sería el tema más discutido en Twitter, como si lo viera. Lo hubiese sido de todas formas aunque el periodismo deportivo de nuestro país no hubiera alimentado el tema del Balón de Oro desde enero del 2012, transformando la gala en intrascendente, como los restos de la comida de Navidad tras un buen atracón. Indigerible.

Además la noticia durante toda la jornada no fue otra que la que anunció Guardiola en la rueda de prensa previa a la ceremonia. Pep volverá a entrenar, y esta exclusiva desbancó –no del todo- la ausencia de José Mourinho en Zurich, otro cebo del portugués en su enésima triquiñuela para que la prensa al completo no deje de hablar de él ni un solo segundo.

Por supuesto, que el Balón de Oro del 2012 fuera para Leo Messi dio para otros mil debates, pero que no fueron más que un refrito de lo que llevamos escuchando desde hace un año. No perdieron el tiempo otros, que repasando las estadísticas de la primera jornada del 2013 anunciaron a bombo y platillo que la carrera por el Balón de Oro del próximo año ya ha empezado: “Cristiano marcó dos goles, Messi sólo uno”.

Harto de productos que venden en los medios de comunicación como “noticias”, me gustaría recordar una frase célebre de Gilbert Keith Chesterton, escritor británico: “el periodismo consiste esencialmente en decir ‘Lord Jones ha muerto’ a gente que no sabía que Lord Jones estaba vivo”.

PD: Mi más sincera enhorabuena a la FIFA por volver a demostrar que el Balón de Oro se ha convertido en una patraña tan absurda como el Príncipe de Asturias.

Siendo justos con el fútbol

El Chelsea, justo finalista de la UEFA Champions League 2012. EFE / Andreu Dalmau.

Se dice, se cuenta, se rumorea, que el fútbol le ha dado la espalda al Barça. Que a pesar de los esfuerzos del equipo azulgrana de engrandecer este deporte elevándolo a la categoría de arte no estará en la final de Múnich donde sí viajará un equipo que nada quiso saber del balón, que se limitó a defender y a golpear en las escasas opciones de las que gozaron. No son pocos, pues, los que califican la eliminación del Barça como una injusticia futbolística, pero lo cierto es que a lo que jugó el Chelsea también es fútbol y que su mérito es tan o más elogiable que lo que su rival consiguió a pesar de caer. Siendo justos con el fútbol y sus inventores, hay que reconocer que el equipo de Di Matteo está en la final de la Liga de Campeones por méritos propios.

Debido al pequeño revuelo que se originó tras un comentario que publiqué en Facebook, en el que aseguraba que los de Guardiola merecieron estar en Múnich por “fútbol, por ocasiones y por ser el mejor en 180 minutos”, escribo estas líneas para matizar cuatro ideas y alimentar el debate, que me parece sano, instructivo e interesante.

Sigue leyendo