No es teatro para maleducados

Llamadme irritable, pero hay ciertos sitios en ciertas situaciones que la actitud y el comportamiento de ciertos individuos me enerva sobremanera. Ayer, sin ir más lejos, acudí al teatro Casino L’Aliança de Poblenou para ver la obra co-protagonizada por Santi Millán (brillante) y Marta Torné (no tan brillante), ‘Más allá del puente’. Y no solo en el preciso momento en que las luces se apagan para dar comienzo a la obra, que ya es irritante, sino que la mala educación de los presentes siguió a lo largo y ancho de la representación.

Sí, soy de esos que no mueve ni un pelo cuando me siento a ver una obra de teatro, de los que evita las palomitas o se las come en modo slowmotion para no hacer el mínimo ruido en una sala de cine o teatro. Pero parafraseando al que se inventó aquello de “tiene que haber de todo en la viña del Señor”, hay parras más o menos silenciosas y que saben, o no, comportarse en un lugar público y que, como es el caso, requiere de cierto silencio. He aquí algunos de estos perfiles irritantes.

Sigue leyendo