Navego, luego recomiendo (I)

Portada de la revista ‘The New Yorker’ de la semana más importante para los norteamericanos.

Una imagen

Si algo nos ha enseñado la 20th Century Fox y los monólogos de Goyo Jiménez es que los americanos tienen lo que hay que tener para capear las dificultades y que la frase motivadora que tienen escrita en la pizarra de la nevera (evidentemente que la tienen, ¿vosotros no?) es ‘La unión hace la fuerza’. La mala hostia del huracán Sandy provocó que por primera vez en la historia se cancelara la mítica maratón de Nueva York, pero algo todavía más importante ocurría dos días después que ni las inundaciones ni el corte eléctrico podían impedir. Las elecciones volvieron a ser el grito de unión de los americanos en un día en el que, irónicamente, se elegía entre una América u otra.

Y aunque Sandy dificultó la participación en los estados afectados y provocó que las largas colas fueran aún mayores (“by the way,  we have to fix that”, Barack Obama, sublime en su discurso tras conocerse su reelección), ahí estuvieron los americanos dándolo todo, removiendo cielo y lodo para depositar su voto en la urna. Pero aunque parezca mentira, Estados Unidos sigue siendo de los países con menor participación electoral del globo, con un 54% de media. Por todo esto, y por otros aspectos que se relacionan con la casualidad y el humor con el que desperté ese día, mi primera recomendación es esta portada de la prestigiosa revista ‘The New Yorker‘.

Sigue leyendo

Anuncios

Las últimas brazadas de Michael Phelps

En el ecuador de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 se puso punto y final a las pruebas de natación en línea, ofreciendo relevo del foco de atención al tartán del Estadio Olímpico. Para muchos, con el Atletismo comienzan los verdaderos JJOO, pero la competición bajo el agua ha dejado momentos pletóricos, dos medallas para la delegación española y un nombre propio que ha vuelto a destacar por encima del resto.

Michael Phelps cuelga el bañador tras cuatro Juegos Olímpicos y 22 medallas, coronándose como el deportista con más preseas olímpicas de la historia del deporte. 18 de ellas de oro, 2 de plata y 2 de bronce. A esto se le suman los récords conseguidos, la hegemonía en pruebas como los 200m estilos y los 100m mariposa y su infinita ambición por ser el mejor pez-humano que hayan visto unas piscinas.

Del fantástico concurso del ‘Tiburón’ de Baltimore en Londres, me quedo con las siguientes actuaciones:
Sigue leyendo